DESCRIPCIÓN

          De camino hacia el norte, dos profundas depresiones de caracter hidrográfico, el barranco Seco por el Sur y el barranco Hondo, o de La Galga, por el Norte, individualizan, como accidentes naturales, un área que desde un pequeño tramo de cumbre, al borde de la Caldera, desciende en pronunciada pendiente definiendo una figura triangular. Municipio lindante con S/C de La Palma y San Andrés y Sauces, cuenta con una superficie de 35 km² y 2.480 habitantes censados, distribuidos por los barrios de Tenagua, Santa Lucía, San Juan de Puntallana, El Granel, La Galga. La capital administrativa del municipio, San Juan de Puntallana se encuentra a 420 m. de altitud.

          La localidad se extiende de mar a cumbre en un triángulo de tierras fértiles bendecida por los vientos alisios que transportan las nubes, alimentando el importante acuífero que alumbra las aguas en numerosas fuentes y manantiales de las que hacen gala sus habitantes.
Desde tiempo inmemorial Puntallana se ha caracterizado por ser el municipio con mayor producción de cereales de la Isla. La economía del municipio sigue basándose en el sector primario, teniendo una gran importancia el monocultivo de plátano y la ganadería, que sigue su progresión.

          Nueve montañas destacan en un paisaje de reconocido valor botánico; sus formaciones boscosas de laurisilva (reducto vegetal de la Era Terciaria) envuelven las vidas de sus moradores que durante generaciones han sabido vivir de los frutos que les proporcionaba la tierra.

          Este territorio se ha visto rejuvenecido, en cotas bajas, por un conjunto de episodios volcánicos que se sucedieron a lo largo del período geológico Pleistoceno y que en la actualidad están representados por una doble alineación montañosa que interrumpe la ladera a diferente altura. La lavas procedentes de estas erupciones se dirigieron hacia la costa y tras desbordar el antiguo acantilado costero ganaron terreno al mar para así conformar una amplia plataforma litoral, la cual da nombre al municipio, y representa la porción de terreno mas adentrada en el mar de todo el litoral oriental isleño.

 


HISTORIA Y CURIOSIDADES

          Ya los cronistas la señalaron como el séptimo reino de la Isla con el nombre de Tenagua. Las tierras fértiles y llanas del cantón benahorita de Tenagua atrajeron el interés de los europeos desde el momento mismo de su llegada. Rápidamente se construye una Iglesia, y a su alrededor va a surgir un núcleo de población, fruto del mestizaje entre las gentes llegadas del continente y los súbditos de Atavara, el cual en su denominación hará referencia a la advocación de El Bautista y a la planitud de los terrenos en los que se asienta; así surge el pueblo de San Juan de Puntallana, aunque habrá que esperar a 1818 para que obtenga su municipalidad.

          Se desconoce la fecha exacta en que se construyó la Iglesia de San Juan Bautista, por haberse quemado el archivo parroquial, si bien debió haber sido recién finalizada la conquista de la isla, ya que en el año 1515, en las Sinodales del Iltmo. Sr. Obispo Don Fernando Vásquez de Arce, el templo levantado en Puntallana en honor de San Juan era declarado como iglesia parroquial y baptismal. Declaración que fue confirmada posteriormente por Real Cédula del Emperador Carlos V de 15 de Diciembre de 1533

          Puntallana fue el granero de la isla hasta principios del pasado siglo. Los siglos XVI y XVII fue un período de abundantes cocechas en trigo, cuyos excedentes se exportaban por mar, a través de ensenadas naturales como Puertotrigo o Puertopaja en cuyos nombres ha quedado impreso el recuerdo de esta actividad. Existen en el municipio otros topónimos que también hacen referencia a su tradicional vocación cerealista, como El Granel, denominación que recibe uno de los pagos del municipio y cuyo nombre le viene dado por un antiguo silo (o granel) fabricado sobre esteos que existía en el lugar, donde los vecinos guardaban el trigo.

          Alcanzó la independencia municipal a raíz de la promulgación de la Constitución de 1812, nombrando por primera vez su propio ayuntamiento.
El desarrollo económico del municipio siempre ha estado supeditado a los períodos de malas cosechas y hambrunas, provocando un flujo de emigrantes hacia Cuba y Venezuela en busca de nuevos horizontes.

          La leyenda del salto del enamorado: El lugar donde se sitúa esta leyenda es un imponente acantilado localizado en la costa de La Galga, en la parte mas septentrional del término municipal de Puntallana. Se dice que en aquel lugar habitaba un pastor que dedicaba su vida a guiar sus rebaños por las abruptas sierras y profundos acantilados que caracterizan el mencionado paraje. Cuentan que en la comarca vivía una muchacha cuya belleza despertaba en el intrépido pastor una atracción irresistible. Ella, sin embargo, correspondía con desdén a la reiterada solicitud del enamorado, lo que contribuía a encender aún más su pasión por la joven.

          Queriendo la muchacha verse libre del persistente acoso amoroso al que el pastor la tenía sometida, le ofreció su corazón y su mano a cambio de superar una peligrosa prueba, seguramente pensando que éste no habría nunca de aceptar semejante desafío, pues para ser su esposa debería rotar tres veces sobre su lanza apoyada en el borde del mencionado acantilado dejando su cuerpo desprendido en el vacío. Aunque era evidente el riesgo de la prueba, el amor del pastor se sobrepuso al peligro y aceptó aquel pacto singular. A la hora convenida y ante la presencia de algunos curiosos, el enamorado pastor se dirigió al lugar acordado y alentado por el ardiente sentimiento que encerraba en su corazón, clavó el regatón de su lanza en el borde mismo del precipicio y se dispuso a dar el primer salto. ¡En el nombre de Dios!, invocó, y asió fuertemente a su lanza, que le servía como eje de rotación, lanzó su cuerpo fuera del risco, el cual describió un círculo en el aire antes de volver a ganar la roca. ¡En el nombre de la Virgen!, clamó la segunda vez, y volvió a girar su cuerpo en el vacío para alcanzar nuevamente tierra firme.

          Entonces, viendo cercana la consumación de la proeza que habría de decidir su suerte futura, sin soltar la lanza de sus manos exclamó: ¡En el nombre de mi amada! y lanzó por tercera vez su cuerpo al vacío; giró unos instantes en el aire pero no pudo volver a alcanzar el borde del risco, y cayó precipitado al mar. Tal vez el Cielo quisiera castigarle por invocar el nombre de una criatura en tan supremo peligro. Lo cierto es que desde entonces se conoce a aquel sitio como Salto del Enamorado.


CÓMO LLEGAR

          Ya sea desde el aeropuerto de La Palma, o desde el puerto de Santa Cruz de la Palma, se llega a este municipio a través de la carretera C- 830, situándose el casco del municipio a 10 km. aproximadamente de la capital palmera y a 18 Km del aeropuerto.


SITIOS DE INTERÉS

 

Playa de Nogales: Paisaje enclavado en un paraje de singular belleza formado por rocas y acantilados. Para su acceso recorreremos un pequeño sendero hasta llegar a esta magnífica playa. La playa de fina arena negra, en donde habitualmente podemos observar tortugas marinas, esta protegida por la ley de espacios naturales.



Miradores: El Mirador de San Bartolomé ubicado junto a la ermita del mismo nombre en el barrio de La Galga nos presenta el imponente barranco de La Galga, así como su popular puente y los caseríos del municipio vecino de San Andrés y Sauces. De camino al Municipio desde S/C de La Palma podemos hacer un alto en Las Vueltas de San Juanito, lindantes con el Barranco Seco que marca el límite Este de la comarca; desde allí, un sugerente paisaje se pierde asomándose a las costas recortadas de la isla.

Cardonal de Martín Luis: Uno de los espacios más importantes de la isla, no solo por su belleza natural sino por acoger la mayor reserva de la isla de cardones. Se encuentra junto a la carretera que parte desde Tenagua hacia el pago de Martín Luis.

Cubo de la Galga: Junto con el bosque Los Tiles, el cubo de La Galga constituye una de las masas forestales más importantes de la isla, bosque de laurisilva de belleza singular. La hermosura de su conjunto cautiva a los vecinos y a los visitantes con la hermosura de su conjunto, el sombrío de su boscaje y la fragancia de su verdor. Tilos, laurales, viñatigos, castaños y otras especies que compiten en busca de sol. Todo esto es completado con helechos que completan toda esta formación de árboles.

 

 

Casa Luján: Casona tradicional de la arquitectura canaria construida a mediados del siglo XIX, ha sido restaurada recientemente. Dispone de museo etnográfico, recursos agroturísticos y venta de productos agroalimentarios y de artesanía. La Casa Luján, pertenece al estilo casona tradicional canaria construida a mediados del siglo XIX. Es una edificación de dos plantas con teja árabe, balaustrada de madera, cubierta por la prolongación del tejado, grandes ventanas al frente y patio amurallado. En 1970 fue Casa Consistorial y sus lonjas albergaron la escuela municipal.

Edificios religiosos: La iglesia de San Juan, situada en el casco urbano del municipio, tiene categoría de parroquia desde 1515, con un magnífico retablo barroco de maderas doradas que acoge al Santo Patrón, talla flamenca del siglo XVI. La tradición mudéjar se ve representada en el laborioso artesonado pintado en tonos azules.

          Junto a la montaña centinela de Tenagua, se asienta el pago de Santa Lucía. Del antiguo caserío, destaca la ermita que alberga a la estatua de la virgen de Santa Lucía de rostro sereno, proveniente de Amberes (siglo XVI). A ella acuden las gentes de toda la Isla para pedir por la salud de sus ojos.

          A los pies de la Montaña de La Galga se encuentra la pequeña ermita de San Bartolomé (siglo XVI); sus blancos muros acogen a la Virgen de Nuestra Señora de La Piedad.


FIESTAS

3 DE MAYO
La Cruz

24 DE JUNIO
San Juan: Principal fiesta del municipios, en su víspera las hogueras encierran la mágica noche más corta del año.

JULIO

Sagrado Corazón de Jesús, en Tenagua.

24 DE AGOSTO
San Bartolomé en la Galga